BLOG NO RECOMENDABLE A SOBERBIOS, RACISTAS, FASCISTAS, INTOLERANTES, POLÍTICOS, UNIFORMADOS, GUSANOS, NEOLIBERALES, PERIODISTAS DE MULTIMEDIOS EMPLEADOS DE LA S.I.P, HOMOFÓBICOS... ENTRE OTRAS DECADENCIAS ELITISTAS DE ESTE MUNDO PRECARIO.
........................."Je t'aime" n'est pas un sentiment, c'est une vérité.

NO TE OLVIDES DE JORGE JULIO LÓPEZ ~~~~ ¿TE ACORDÁS DE LOURDES DI NATALE?NO TE OLVIDES DE LA IV FLOTA, LAS BASES MILITARES EN COLOMBIA, EL GOLPE EN HONDURAS

Putrefacción moral en la casa blanca


Atilio A. Boron

La enumeración de las atrocidades cometidas en los últimos tiempos contra los pueblos y la naturaleza para salvaguardar el sistema capitalista ocuparían todas las páginas de este diario. Quisiéramos detenernos en una, de gran actualidad ante la inminencia de las elecciones presidenciales en Estados Unidos y la votación que días atrás tuvo lugar en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde 185 de los 192 países miembros aprobaron, por decimoséptima vez, una resolución exigiendo poner fin al bloqueo iniciado hace cuarenta y seis años en contra de Cuba.


No se conocen antecedentes de un repudio tan universal a las políticas del imperio, acompañado en la defensa de sus fechorías tan sólo por Israel (su Estado-cliente y gendarme regional en Medio Oriente) y Palau. Merece una digresión el caso de este micro-Estado que, según informa el sitio web de la CIA, es conjunto de islitas de 451 km cuadrados con una población de 21.093 habitantes. Es un país "independiente", que vota en la ONU y se alinea con la Casa Blanca, razón por la cual seguramente será caracterizado por sus publicistas como una sólida y vibrante democracia.


No parece molestar a Washington en este caso el tema del partido único, recurrentemente utilizado para criticar a Cuba, porque en este baluarte de las libertades del lejano Pacífico no existen partidos políticos, según lo informa también la CIA. No es que sólo hay uno y eso es malo; no hay ninguno, pero eso es bueno. De todos modos, estos son detalles nimios que se compensan con largueza cuando se recuerda que, en 1986, Palau firmó un Tratado de Libre Asociación con Estados Unidos que lo convierte de facto en una colonia, pero una de un tipo muy especial, porque puede sentarse en la Asamblea General para votar a favor de sus amos.


No tuvo la misma suerte Puerto Rico, que Washington se esmeró para que desde la misma fundación de la ONU ese país fuese incluido en la lista de Territorios No Autónomos y, por lo tanto, inhabilitados para integrarse a la ONU. Sus cuatro millones de habitantes, más otros tantos que residen en Estados Unidos, no pueden opinar sobre ningún asunto.


Afortunadamente en esta ocasión, las Islas Marshall, que la CIA caracteriza como un banco de prueba de la cohetería del Pentágono, y Micronesia decidieron desobedecer las órdenes de la Casa Blanca.


Decíamos putrefacción moral porque no hay otra forma de calificar el pertinaz sostenimiento de un bloqueo durante casi medio siglo, un prolongado escarmiento propinado a Cuba por haberse animado a luchar por su verdadera independencia. Un castigo ejemplarizador, de esos que los esclavistas y los "conquistadores" de España y Portugal aplicaban con total sadismo a los que tenían la osadía de pretender liberarse de sus cadenas.


Francia no se quedó atrás en esta infamia: en 1825 impuso a Haití, la joya de sus colonias caribeñas, el pago de una enorme indemnización (unos 21 mil millones de dólares de hoy) por los "perjuicios" ocasionados a los latifundistas franceses por su independencia y un tributo del 50 por ciento a todos los bienes que entrasen o saliesen de Haití. Esta deuda desangró al país: se terminó de pagar en 1947, sumiendo a una de las islas más ricas del Caribe en la miseria más absoluta.


Pero Cuba no pudo ser igualmente doblegada, y eso no se perdona. Es un pésimo ejemplo que debe erradicarse de la faz de la Tierra. Ahí están Venezuela, Bolivia y Ecuador para demostrar la malignidad del contagio. Y los otros gobiernos, que sin haberse infectado con el virus de la autodeterminación y la dignidad nacional, coquetean con los rebeldes.


Ni aun la fenomenal devastación producida por dos gigantescos huracanes hizo que Estados Unidos pusiera temporalmente entre paréntesis su criminal política. Tal como lo declarara el canciller Pérez Roque en la ONU, el saldo de este desastre fue de "más de 500 mil viviendas y miles de escuelas e instituciones de salud afectadas, un tercio del área cultivada devastada y una severa destrucción de la infraestructura eléctrica y de comunicaciones, entre otros daños".


Su reconstrucción, una empresa humanitaria por definición, se vería facilitada si la Casa Blanca tuviera todavía un pequeño resto de nobleza y moralidad y permitiera a La Habana adquirir los bienes que necesita en Estados Unidos. Pero no lo tiene. La Revolución no quiere regalos; quiere comerciar, pagando en efectivo y por adelantado sus compras, lo que favorecería a empresarios y trabajadores de ese país.


Pero se lo impide la podredumbre moral de la Casa Blanca, insensible ante el flagelo que el Katrina provocó entre los suyos, combinada con la irreparable estupidez de la pandilla reaccionaria que ejerce el gobierno. De este modo, la isla deberá adquirir en tierras lejanas bienes que, por el bloqueo y los fletes, terminan siendo carísimos. Será todo más difícil, pero Cuba ha dado repetidas muestras de no arredrarse ante la adversidad. Ahora podrá demostrarlo una vez más.

Read more »

La "no" democracia es un pensamiento viejo

Si hay algo que no merece nostalgias de ninguna persona democrática son los años en que no había democracia. Aunque hay todavía, gente que siente nostalgias y nada se puede hacer democráticamente para que no la sienta. Eso es lo que tiene la democracia: que no reprime, y no solamente la nostalgia. En la “no democracia” las tapas de los grandes diarios que hoy leemos con afición debían pasar antes por el control de los militares. Lo que leíamos entonces era únicamente aquello que a los diarios y periodistas les estaba autorizado publicar. Todos convivíamos cómplices de la resignación a la censura. Se nos concedía enterarnos de aquello que los otros querían enterarnos. Las radios y la televisión eran también un reflejo obediente. Lo que hoy es natural y democrático- criticar, denunciar y acusar a gobiernos y funcionarios con pruebas, sin pruebas o porque se nos da la gana- en los tiempos de la “no democracia” era mortal. No había opositores ni oficialistas : la política estaba prohibida. En ningún barrio había asambleas vecinales para reclamar nada. Los vecinos estaban tan callados que parecían mudos. La gente caminaba y conducía los autos disciplinadamente. En las plazas y parques no había nadie que osara tomar sol en malla. Una remera con leyenda era sospechosa y temeraria. Un arito en la oreja una condena. Ya ni nos dábamos cuenta que nos habíamos acostumbrado a hablar en voz baja. Éramos tan educados que daba miedo de que estuviéramos muertos. Cuando uno viajaba a otro país democrático se daba cuenta que allá sí estaban vivos. Eramos raros porque no les teníamos miedo a los asaltantes como ahora porque los asaltantes también tenían miedo. A los que les teníamos miedo era a los policías. El Congreso era un edificio. Escribir un grafitti era un alto riesgo. No encender las luces de interior del auto si la policía lo detenía en un procedimiento, era un acto suicida. Todos automáticamente pálidos se bajaban del auto y decían si señor , si oficial, si coronel. Si y si. Porque el “no” era patrimonio de quienes mandaban. Era una sociedad distinta. Yo era distinto. Hoy me veo en aquel tiempo tan indeciso y cobarde que mejor sería no recordarme. Mis nietos a lo mejor me perdonan, pero yo no. Los jóvenes no tienen ese lastre. No entiendo que aún haya gente con nostalgia. Amaban tanto el orden que no se sentían mal que les impartieran órdenes. Para sentirse reprimido hay que saber qué es sentirse libre. Es paradójico, pero algunos que hoy se rasgan la garganta y denuncian que no viven en democracia, se la pasan diciéndolo a los cuatro vientos, contradiciéndose. Sin democracia no existiría el debate acerca de la jubilación estatal y privada. A nadie se le ocurriría objetar el tren bala. Ni incendiaría trenes por bronca: porque la bronca era exclusividad legal de quienes mandaban. No existirían los sabios que saben cosas del Gobierno que nadie sabe, y a veces ni el gobierno. De Angeli y D´Elía serían anónimos. Los travestis se vestirían de machos. No habría carpas frente al Congreso porque no habría quienes les alquilaran las carpas. Tampoco habría lock out rural ni piqueteros. Los maestros dictarían clase todos los días. Ya no. La “no democracia” es un pensamiento viejo. La prueba es que Alfonsín ha atravesado ideologías y partidos convirtiéndose en un símbolo vivo. Y que cada cual puede decir lo que quiera en el medio de la calle y de la vida.
Pero la más feliz prueba de la democracia- la más fantástica- es que hay un vicepresidente opositor al Gobierno. Y que sonríe.
.
Orlando Barone
Read more »

El sentido de la democracia

Sandra Russo

Pertenezco a la generación que todavía guarda, muy en el fondo de sus percepciones e interpretaciones en común, una idea enigmática del cuarto oscuro. Somos los que pasamos todo el secundario en dictadura. En esa época en la que la política empieza a ser algo discernible y, según los tiempos y las personas, algo sucio o apasionante, yo escuchaba en una universidad pública a un profesor de latín ordenar a la clase entera encomendarse al arcángel San Gabriel.


De modo que nuestro cuadro de situación era una película de terror clase B, de ésas en las que la chica da por muerto al monstruo y se relaja, y entonces... Todos saben lo que pasa: el monstruo no estaba muerto. Vemos sus garras aparecer por encima de la chica. La cámara se corre a la ventana y escuchamos los gritos. Fin.


A mí me había pasado eso (el horror de ver las garras cuando ya me había relajado junto con la chica) el 2 de abril de 1982. No era el '76. Era el '82. Un año y medio antes, apenas, del día en que iba a votar por primera vez. Aquella explosión callejera en adhesión a la incursión a Malvinas me había paralizado. Fue ese día que la política se me volvió tridimensional. Quizá porque Malvinas fue una estrategia política más que militar, ese día vi a gente común y corriente vitorear en la Plaza de Mayo a Galtieri. Hay que hacer una operación mental compleja para entender la náusea que ello me provocaba. Ya se sabía que habían secuestrado, matado, robado, torturado. Y eran aplaudidos por la gente. Yo advertí, ese día, con el horror de ver las garras del monstruo por encima de la chica, que la dictadura no eran solamente una generación de militares desquiciados y de instinto asesino desatado. La dictadura era la depositaria del monstruo argentino que aún hoy pide leña, sangre y muerte para alcanzar la paz.


El 30 de octubre de 1983, cuando entré a un aula del microcentro para votar por primera vez, con el voto militante decidido y resaca de la interminable noche anterior, empezó otra película. La coreografía democrática me fascinó. Las filas de hombres y mujeres en silencio, los policías ayudando a leer padrones, las viandas de los fiscales de mesa, las urnas. Era la primera vez que veía una urna. Esa caja de cartón era una urna. Esa caja de cartón era por lo que habíamos luchado en los últimos años. Por lo que nos habíamos tragado gases, por lo que nos habían tirado los caballos encima. Todas esas imágenes caían como diapositivas sobre la caja de cartón. Ese día en las filas había mucha gente llorando. Era dolor y felicidad todo junto. No era necesario explicar nada.


Ahora en mi DNI tengo un solo cuadradito más para el sello de concurrencia a elecciones. Pero ninguna de esas veces en las que voté, que fueron muchas, la caja de cartón dejó de ser una pantalla en la que me fueron cayendo esas diapositivas. El otro día leía una nota al juez Eugenio Zaffaroni en la que citaba a un jurista del siglo XIX, Rudolf Von Diering, que dijo que "los derechos se consiguen con lucha, y después se despilfarran. Se despilfarran porque vienen otras generaciones que se olvidaron de la lucha; se despilfarran como la fortuna que no se trabajó". Pertenezco a la generación que era muy chica cuando se llevaron al resto, pero que protagonizó las luchas por el regreso a la democracia. Las hubo. Se dieron en las calles y en los discursos. Nunca percibí el atropello a la democracia como otra cosa que un exceso, un despilfarro de algo que nunca sobra. Nunca sobran la justicia ni la equidad ni la libertad, de modo que la democracia siempre, por definición, no sobra. Su despilfarro me es inconcebible.


Y cuando veo las urnas, también, entre las diapositivas que caen sobre ellas, está aquel 2 de abril. Es una foto que me indica que siempre hay que estar alertas, que fue una guerra perdida la que nos abrió la puerta, que ganamos esa bella coreografía democrática, pero que los años, la madurez y más lucha son los que le van dando sentido. Eso es lo mejor de todo: la democracia siempre tiene sentido.

Read more »

Régimen democrático

"¿Las vidas de esos niños no son dignas de ser vividas?"


Gabriel Elías Ganón

Nuevamente del Norte llegan ecos que diseminan el miedo y la preocupación. Como ocurrió durante la crisis financiera internacional, los medios de comunicación social y cierta oposición política al Gobierno no dejan de perder oportunidad para infundir miedo y acercar a la ciudadanía a la sensación de estar viviendo una catástrofe definitiva. Es cierto, no son más que visiones parciales de la realidad de un sistema, el capitalista, que no deja de jugar a su antojo, como bien dice el sociólogo Bauman, casi tanto con el miedo de los más o menos acomodados como con la vida de millones de personas condenadas a la exclusión definitiva. Dentro de este contexto, utilizando, como ocurrió con Axel Blumberg, el lenguaje de otra muerte "no descartable", parte de la elite política vernácula se ha lanzado a la caza y virtual exterminio de los niños pobres. Su evidente hipocresía los lleva a demandar desde la baja de la edad de la imputabilidad hasta la desaparición del juicio previo, para poder encarcelarlos tan pronto como sea posible. Utilizan curiosos recursos discursivos para imponer sus "nuevas" tecnologías del aniquilamiento, ya no como excepcionalidad sino como práctica habitual. Es decir, nos deshumanizan cuando pretenden que con ellos despreciemos las vidas de esos niños, tan sólo porque no les resultan útiles ni rentables y, lo digan con claridad o no, consideran sus vidas indignas de ser vividas. Quizá por eso prefieren dirigir sus presupuestos para la protección de los más ricos e invertir en vigilancia y en cámaras de video. Con este proceso, tan pronto como les sea posible reclamarán la aplicación de la pena más económica y productiva, la pena de muerte. Parecería que para esta clase política emergente de trajes costosos y oscuros, de la zona más acomodada del país, es necesario continuar y construir su carrera política mediante el desvío de las angustias populares hacia la inseguridad urbana. De esta manera, su lenguaje de muerte mantiene su encono contra los niños pobres a pesar de que las investigaciones del caso Barrenechea terminaron contando otra historia. En este contexto, lanzan respuestas mágicas sin fundamentos estadísticos, buscan soluciones en horizontes de sicarios en los que no impera otra cosa que la ley del revólver –Colombia posee la tasa de homicidios más alta del continente– y rápidamente se molestan movidos por intereses personales –es un secreto a voces la candidatura de uno de ellos a la Procuración provincial– contra cualquier voz que pretenda mostrarse disidente y que reclame por las mínimas garantías de un régimen democrático. Naturalmente, en su intención narrativa no todas las muertes son igualmente útiles ni llevan en sí el mismo el poder instrumental de revelación. Quizá por eso la cordura no tiene oferta y pocas muy pocas han sido las voces que se han lanzado contra tanta barbarie deshumanizante –Carmen Argibay, María del Carmen Falbo y Daniel Arroyo– a pedir un poco de prudencia y sensatez para empezar a resolver un problema altamente complejo. Es cierto, ya nada funciona como antes y menos aún los mecanismos tradicionales de aplicación de la violencia. Sin embargo, en semejante coyuntura jamás lo resolverán las mágicas modificaciones legislativas a las leyes penales que se reclaman. Con estas propuestas, las nuevas cabezas del populismo punitivo pretenden, por un lado, transformar al sistema penal en una máquina letal contando muertes como cuentan sus billetes, pero sí tendrán más personas y más jóvenes presos. Sin embargo, como en sus palabras sólo suele imperar el oportunismo y el odio, desconocen el decir de Derrida: que cualquier muerte, no sólo la de alguno de sus vecinos, es el fin de un mundo único y por tanto ninguna es en esencia más valiosa que la otra. Por eso se apresuran también a olvidar que no son ni han sido pocos los niños pobres que, superado el hambre, también han muerto violentamente, como el ingeniero Barrenechea. De cualquier manera, como no son ni sus vecinos ni los nuestros y sus voces estarán siempre ausentes aun después de la muerte, jamás llegaremos a conocer sus nombres. ¿Será acaso porque en estos tiempos, en los que impera la sinrazón y la cólera, muchos de nosotros nos dejamos arrastrar enceguecidos por el miedo y comenzamos a sentir que las vidas de esos niños no son dignas de ser vividas y por lo tanto deben ser abandonados por el Estado o a su suerte o a la muerte aleatoria detrás de los muros de una cárcel?

Read more »

El sueño del Jefe de gobierno o Prefecto de la ciudad autista de Buenos Aires, Mr. Mauricio Macri.

MODELO DE CONTRATO QUE FIRMABAN LAS PROFESORAS CON EL CONSEJO NACIONAL DE EDUCACION ARGENTINO EN EL AÑO 1923...
.

CONSEJO NACIONAL DE EDUCACION CONTRATO DE MAESTRA AÑO 1923.
.

Este es un acuerdo entre la señorita..........maestra, y el Consejo de Educacion y de la Escuela por el cual la señorita ........................... acuerda impartir clases por un periodo de ocho meses a partir del .....................de 1923.
.

La señorita acuerda:
1) No casarse. Este contrato quedara automáticamente anulado y sin efecto si la maestra se casa.
2) No andar en compañía de hombres.
3) Estar en su casa entre las ocho de la tarde y las seis de la mañana, a menos que sea para atender una funcion escolar.
4) No pasearse por las heladerias del centro de la ciudad.
5) No abandonar la ciudad bajo ningún concepto sin el permiso del presidente del Consejo de Delegados.
6) No fumar cigarrillos. Este contrato quedara automáticamente anulado y sin efecto si se encontrara a la maestra fumando.
7) No beber cerveza, vino, ni whisky. Este contrato quedara automáticamente anulado y sin efecto si se encontrara a la maestra bebiendo.
8) No viajar en ningún coche o automovil con ningún hombre excepto su hermano o su padre.
9) No vestir ropas de colores brillantes.
10) No teñirse el pelo.
11) Usar al menos dos enaguas
12) No usar vestidos que queden a mas de cinco centímetros por encima de los tobillos.
13) Mantener limpia el aula:
a) Barrer el suelo del aula al menos una vez al dia.
b) Fregar el suelo del aula al menos una vez por semana con agua caliente y jabón.
c) Encender el fuego a las siete, de modo que la habitación esté caliente a las ocho cuando lleguen los niños.
d) Limpiar la pizarra una vez al dia.
14) No usar polvos faciales, no maquillarse ni pintarse los labios.
.
NDP: Amén y viva la patria, el campo, el ejercito y la santa iglesia.
Read more »

Dios, la confianza y la máquina. Realidad y conciencia.


R: Hola nenita.

C: Hola R, me alegra verte, necesitaba hacerte una pregunta.

R: Dale, a ver...C: ¿El Banco del Sur, existe?.R: Si.

C: ¿Está marchando?.

R: Nop.

C: Que lo parió... ¿Y que esperan estos muchachos para empezar?.

R: Se están organizando, vos sabés que en sudamérica son un poco lentos y llegan tarde a todos lados.

C: Che R, decime... ¿cuantos países se adhirieron?.

R: Venezuela, Bolivia, Brasil, Uruguay, Paraguay, Ecuador y Argentina.

C: ¿Sólo 7 países, estás segura?.

R: Y, si. Colombia primero dijo que si y al mes se arrepintió, seguramente habrá recibido algún grito norteño y Chile está en veremos. Perú, en fin... apunta para otro lado.

C: ¿Y cómo empezaría a funcionar?

R: Hay dos propuestas: una es que cada país, según sus condiciones, contribuya con cierta cantidad de dólares y la otra es que todas pongan la misma cantidad, para que no haya un país que domine al resto. La guita se destinará para paliar necesidades, obras de infraestructuras, empresas, etc...

C: ¿Sólo dólares? ¡¡¡Otra vez sopa, no por favor!!! ¿No habrá una moneda común sudamericana?

R: Y, si, dicen que para dentro de unos años. No se sabe cuantos, pero se calcula 5 o 6 años.

C: Uyyy no R, la puta madre... es mucho tiempo pa´ la miseria, pa´un estómago vacío, pa´un viejito enfermo. Si llegás a ver a algunos de los presi-n-dentes sureños, decile de mi parte y de muchos amigos míos, que se apuren en esto. Nosotros aquí en el tercer mundo, también "creemos en Dios" y necesitamos "insertar liquidez de la nuestra", que se apuren por favor, que hay un hambre que ni te cuento y una deserción escolar impresionante. Para los pibes aquí, los años pasan de a tres. Necesitamos urgente una maquinita como las que tienen los yanquis y la UE. Pero eso si, para ayudar a los pobres y no como hacieron ellos.

R: Bueno nenita, cuando los vea intentaré comentarles la inquietud de los pobres del patio trasero, espero que me den bola... eso si, si los pueblos no tienen confianza en lo que sería el nuevo papel pintado como el dólar o el euro, no servirá para nada.

C: Claro, ya lo sé, pero para eso están los Estados que hace mil años que nos vienen mintiendo. Espero que esta vez y después que quedo bien a la vista lo que hicieron los yanquis y la unión europea con su "inserción de liquidez", los mandamás del Sur se atrevan a hacerlo.

R: Yo también espero. Sólo deben "confiar en Dios" como reza la frase del papelito verde.

C: Gracias R, sos una amiga, te kiero pufff.

R: Denada nenita, yo también te kiero y necesito más de lo que te imaginás... no sabés lo que es llevar esta carga.
Read more »

AFJP. Oposición y Estado.

¿Y cuándo es?
.

Eduardo Aliverti


Hay unas cuantas partes en las que puede dividirse el análisis sobre el fin de la jubilación privatizada, pero tal vez ninguna sea más importante que reflexionar acerca del momento elegido para elevar el proyecto. O, para ser más precisos: acerca de cómo se discute el momento elegido.

Primero que nada, cabe recordar que algunos de los propios economistas liberales venían hablando, hace rato, del fracaso de este adefesio motorizado por Menem y Cavallo. Indefendible por donde se lo mire (hasta el punto de que en Chile mismo, la madre del borrego, se disponen a revisar su aplicación), más o menos todos estaban de acuerdo en que así no se podía seguir; ya no por la desfinanciación del Estadoque no es un tema que le preocupe a la derecha–, sino porque las cuentas de quienes tributan a este negociado no dejan resquicio para la duda. Pierden plata de cualquier manera, sea que se juzgue por la desvalorización de sus aportes, por lo que habrían ganado si hubieran recurrido a otro tipo de inversión, o por lo que les significa –como a todos– que las arcas públicas desfinanciadas tras el despojo tengan que acudir a mecanismos recaudatorios de compensación. Baste una sola cuenta. Entre los bonos emitidos para suplir lo que pasó a ingresarles a las AFJP, y el endeudamiento por el interés de esos títulos, el Estado acumuló deuda por más de 41 mil millones de dólares. Pero, además de eso, la Anses tuvo que poner plata para asegurarles a los jubilados privados el mínimo que marca la ley. Alfredo Zaiat describió esta calesita con una sencillez inmejorable: el Estado se quedó con un bache descomunal, lo "cubrió" con bonos públicos y los bonos los compraban las propias AFJP... ¡con el dinero que recibían de los trabajadores!, a los que encima les cobraron unas comisiones exorbitantes. A ver si nos entendemos. Doña Rosa, y todos los perejiles incautos que entraron a la jubilación privada, terminaron siendo los financistas del asalto de que son víctimas. El discurso liberal tuvo una eficiencia maravillosa, y no en vano la rata gobernó diez años. Si uno se deja llevar por el impulso, es improbable no caer en decir: "Jódanse". Si hace un esfuerzo, se estabiliza y no teme al riesgo de aparecer como un soberbio, comprende que las masas están expuestas a la potencia convincente del poder mediático. O sea, del Poder. Salvo si se olvida que la instrumentación del régimen jubilatorio privado contó con el aval militante de todos los grandes medios de prensa, y si se cree que eso fue sólo una ingenuidad del "periodismo independiente".
En segundo término, nada de lo dicho supone ignorar que la desconfianza respecto de esta medida es comprensible. No importa mucho si es tal como la pintan o viene agrandada. Aun para quienes creen que el Gobierno avanza en una dirección general correcta, dentro de los límites que impone un sistema capitalista, está claro que se trata de una gestión plagada de improvisaciones y desprolijidades (acentuadas por el carácter cerrado de la pareja comandante). El pago con reservas al Club de París y casi enseguida la reapertura del canje de deuda con los acreedores externos (ambas cosas entradas ahora en la incertidumbre) revelan que, en efecto, los K pasaron a ir más atrás que adelante de los acontecimientos. Y antes fue que el excedente de las retenciones agrícolas se destinaría a la construcción de rutas y hospitales, y que Aerolíneas había que reestatizarla así como así, y que el Indek quedaría abierto a la requisa de organizaciones profesionales... Mucho antecedente de andar a los manotazos compelidos por la coyuntura y no por decisiones meditadas en profundidad, al margen, se insiste, de que las medidas sean global o parcialmente justas. En consecuencia, si la determinación de reestatizar las jubilaciones cae justo cuando hay un sismo internacional y el Gobierno puede enfrentar problemas de caja, agravados por los vencimientos de deuda que comienzan a acumularse el próximo año, resulta obvia la incerteza de que la plata no sea usada para fines que nada tienen que ver con los fondos previsionales. Porque, además, no es un tema con que el oficialismo viniera insistiendo. Y tampoco puede concedérsele que buscó el efecto sorpresa: la reacción por una apuesta tan alta hubiera sido impactante cualquiera fuere la etapa escogida para anunciarla, y mucho más si media un período de debate parlamentario. Sin embargo, y sin perjuicio de articular todos los controles que sea menester, la incógnita de que el dinero a reingresar en el Estado vaya ciertamente al resguardo de las jubilaciones, ¿conlleva oponerse a la medida? ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? ¿Dónde se ha visto que las recetas precedan al diagnóstico? Primero la plata vuelve al lugar del que nunca debió salir, y después se vigila que no vuelva a salir para otro lado. Inclusive da pudor remarcar perogrullada semejante, pero parecería que no lo es vista la cantidad o calidad de opiniones que anteponen la suspicacia a lo correcto. Como si ahora, por si fuera poco, los fondos de las AFJP estuviesen efectivamente resguardados.
Esto último conduce al punto del dichoso momento elegido. Los críticos de la idea aseguran que es el peor, debido a la convulsión mundial y a que se realimentan los recelos sobre la seguridad financiera y jurídica del país. Si es por eso, vaya por lo que le toca a la timba internacional de los especuladores alentados por los países centrales. Linda seguridad hay por ahí. Pero, aparte, ¿cuándo sería el momento apropiado? ¿Quién dice que no debe ser hoy, justamente porque el temblor económico universal refuerza como obsceno que el Estado continúe permitiéndose una sangría de fondos colosal a cambio de ningún beneficio? Los argumentos de la derecha son en ese sentido de una contradicción pavorosa, bien que nada inocente: si el mundo está estable, no hay que hacer nada porque se prende una luz amarilla; y si anda a los tumbos, tampoco hay que hacer nada porque se enciende la roja. ¿Cuál es entonces el instante de época adecuado? Ninguno, porque, cualquiera sea, toca los formidables intereses de los más grandes ganadores que arrojó la década del '90. Algo análogo sucede con el parate que experimenta el proyecto de una nueva ley para regular la radio y la televisión, aunque en ese caso por obra de la indecisión kirchnerista. Ahora no sería "el momento" porque el Congreso está alterado, entramos en temporada electoral y los legisladores son muy sensibles a las presiones de los grandes medios de comunicación. Pues ocurre que hace 25 años que no es "el momento", ya que en todos los momentos es cuestión de no afectarles el negocio a los emporios mediáticos.
Así que a otro perro con el hueso del momento elegido. Si van a mentir, mientan bien. Porque los goles no se meten con la mano.
Read more »

manifiesto

Clases medias altas y altas, sepan que nuestros morochos están desocupados, informalizados como asalariados o cuenta propia, bajo infames planes de asistencia o, los pocos que quedan en pie, capitalizando en el estado desde siempre. Por eso mismo, detestables clases medias altas y altas, tomen nota de que esta recuperación del sistema de seguridad social por el estado evita el colapso del conjunto a mediano plazo, pero en particular, les salva la ropa a ustedes, que como nabos confiaron una y otra vez su futuro previsional a un sistema de timba y rapiña, que los descapitalizó 20% sólo durante la crisis de las "subprime", como les gusta llamarla. Sin embargo y a pesar de la contundencia de las cosas tal cual son, ni por un instante dejaron de repetir como guacamayos cuanta consigna pedorra acerca de la igualdad, la libertad y la fraternidad han aprendido en sus cunas (enchapadas) en oro. Tristes clases medias altas y altas, bajen varios cambios y den gracias al populismo gobernante que aún en medio de marchas y contramarchas, contradicciones y opacidades, hoy hace posible que en el, según marchan las cosas, probablemente mugroso final de sus días, tengan derecho a un miserable plato de lentejas, sobre el que habrán de pucherear pidiendo justicia y sobre todo misericordia en Crónica TV, pero que deglutirán con fruición frente al abismo. Despreciables clases medias altas y altas los cagaron con el forvever young, amiguitos, se los recontra empomaron! Duele? Finalmente, tan elementales y enojadas clases medias altas y altas, qué más decirles... A ver, sí, que viva P..... y va fangulo !
.
Artemio López
Read more »

Fascismo porteño

Carta abierta al ingeniero Mauricio Macri


Por Foro de Educación *

En las conferencias de prensa a las que usted convocó, forzado por la escandalosa modalidad de resolver un conflicto movilizando al aparato judicial y represivo, y tal vez con algún registro del límite que ha traspasado, pidió usted a los sindicatos docentes que "por favor, levanten el paro".


Tendríamos que ponernos de acuerdo en algunas palabras, encontrando los canales para traducir dos códigos —el suyo y el nuestro— que son intrínsecamente incompatibles.


El gran Aristóteles definía a la democracia como el gobierno de los más fuertes para favorecer a los más débiles. Si a él le preguntáramos por la naturaleza de su gobierno, posiblemente señalaría que el suyo es un particular tipo de gobierno oligárquico: uno que trabaja a favor de los poderosos sobre la base del "sufragio universal".


En su lenguaje tan gerencial, habla del gobierno de la ciudad como quien se refiere a su propia empresa. Y con ese tono impostado reclama a los docente que "por favor" levanten la huelga. Curioso lenguaje. Para nosotros, la política no se reduce a "favores", actitud tan prototípica de relaciones corruptas y asimétricas, sino a la confrontación de posiciones para sostener proyectos de organización social.


Y nuestros proyectos y el suyo, ingeniero Macri, son incompatibles.


Usted propone privatizar todo lo posible, vaciar el espacio público y desarticular toda acción colectiva que no favorezca "oportunidades de negocios". Por eso reprime el reclamo docente y transfiere fondos no presupuestados a las empresas contratistas. Por eso desactiva las cooperadoras. Por eso quita las jornadas de reflexión en las escuelas. Por eso las viandas de los comedores buscan achicar el gasto público, mientras usted y sus ministros se aumentan obscenamente sus salarios. Porque pensamos exactamente lo contrario nosotros decimos que hay que pagar salarios docentes dignos, sostener la ayuda de las becas hasta que la economía se democratice, distribuir alimentos en los colegios que sean ricos y nutritivos, recuperar las jornadas de reflexión pedagógica, reactivar las cooperadoras escolares, desplegar modos colectivos de construcción del conocimiento.


Usted propone una metodología autoritaria y antidemocrática, y supone que nosotros nos comportaremos mansamente como los peones esclavizados de sus amigos latifundistas. Por eso usted y sus ministros no conciben a las reuniones y a la negociación como instrumentos válidos y se limitan a gobernar por la prohibición y la amenaza. Por eso los docentes no pueden hablar y se confeccionan listas negras contra quienes defienden sus derechos. Y porque pensamos lo contrario entendemos que el gobierno democrático no puede tomar decisiones a espaldas y contra los intereses mayoritarios del pueblo ni con la técnica del garrote. Los docentes son ciudadanos que como educadores son interpelados para formar ciudadanos. La participación efectiva en la vida del sistema educativo no puede ir en contra de procesos y mecanismos participativos donde, en consonancia con la idea de lo público, debemos discutir y decidir entre todos lo que a todos corresponde.


Necesitamos un traductor para comprender las posiciones de cada parte. Pero usted tiene un poder y una responsabilidad institucional.


Su pedido para que levantemos el paro, "por favor", puede leerse también como si la política fuese un "intercambio de favores" y para nosotros la política es la acción colectiva para construir un proyecto común. Pero, como excepción, vamos a hablar en su idioma. Nosotros le haríamos el favor de levantar el paro, pero le pedimos a usted que antes ponga en marcha otros favores.


Que nos haga el favor de pagar salarios dignos.


Que nos haga el favor de asegurar vacantes a los chicos de todas las escuelas que han sido privados del derecho a la educación en la ciudad.


Que nos haga el favor de cubrir las quinientas vacantes de cargos docentes pendientes.


Que nos haga el favor de restituir las becas a todos los que la necesiten.


Que nos haga el favor de asegurar raciones alimentarias adecuadas a nuestros hijos.


Que nos haga el favor de resolver los graves problemas edilicios que ponen en riesgo la seguridad física y las condiciones adecuadas para el trabajo pedagógico.


Que nos haga el favor de restituir las jornadas de reflexión para que los docentes pensemos y discutamos nuestra práctica, para mejorar la educación.


Que nos haga el favor de ampliar los ámbitos participativos en lugar de restringirlos.


Que nos haga el favor de no perseguir a quienes defienden sus derechos inalienables, amenazando, inclusive judicialmente, a docentes y a educandos menores de edad.


Que nos haga el favor de asumir los conflictos de manera civilizada y democrática, en lugar de saldarlos a través del aparato judicial y la represión.


Favor con favor se paga, ingeniero Macri, para que usted nos comprenda en sus términos. Y sus deudas son muy elevadas para que sigamos pagando el precio de favores no correspondidos.


* Foro por la Educación Pública de la Ciudad: Abuelas de Plaza de Mayo, APDH, C.C.C. Floreal Gorini, Familiares de Detenidos-desaparecidos y perseguidos por razones políticas, Liga Argentina por los Derechos del Hombre, MEDH, Serpaj, 30.000 Herman@s de desaparecidos por la Verdad y la Justicia, UTE/Ctera. Nora Cortiñas y Marta Baravalle (Madres línea Fundadora) Mesa de Trabajo y consenso Ex CCDTyE Olimpo.

Read more »

Evidencias

Putas 2000 y nada más, esa es la cuestión
.

J. M. Pasquini Durán

La evidencia estridente del carácter ideológico-político de la hostilidad antigubernamental, pese a los distintos disfraces que utiliza, la proporcionó el sitio "on-line" del matutino La Nación, tribuna dogmática del antiperonismo, cuyos redactores deben referirse al golpe de Estado de 1955 sin comillas y con las primeras letras en mayúscula cuando escriban "revolución libertadora", y cuyo lenguaje editorial por años mencionó a Juan Perón como el "tirano prófugo". Pese a esos antecedentes, esta semana reprodujo en texto y video fragmentos de un discurso de 1973 del fundador del justicialismo que condenaba el saqueo de las cajas de jubilaciones por el gobierno de los "libertadores", usando la cita como argumento suplementario al rechazo actual, treinta y cinco años después, de la decisión de la presidenta Cristina de unificar al régimen previsional en el sistema solidario de reparto del Estado. De donde el diario centenario de los Mitre resultaría el severo guardián de la pureza doctrinaria del peronismo, sugiriendo que el actual gobierno la estaría traicionando. En algo no le falta razón al matutino porteño: los privatizadores de los años '90 eran peronistas del menemato y realizaron el saqueo en nombre de la presunta modernización del legado partidario.


Como sucedió con otras privatizaciones, la del sistema previsional fue un excelente negocio para algunos grupos económicos que se apropiaron del bocado leonino y pésimo para la salud fiscal de la nación. Un estudio sobre "La cuestión tributaria en la Argentina" de julio de 2005, advertía sobre las consecuencias: "Si se suman los efectos de las desgravaciones de cargas patronales nacionales (el más importante de los recursos cedido por las políticas de 'devaluación fiscal') y la cesión de recursos públicos a favor del nuevo sistema de capitalización instituido desde mediados de 1994, el total de los ingresos que el Estado nacional dejó de percibir sumó unos 63.000 millones de pesos constantes durante el período 1994-2001, equivalente a un promedio anual de unos 2,8 puntos del PBI. En otras palabras, el drenaje de estos recursos explicó la mayor parte (casi las tres cuartas partes) del desbalance fiscal de ese período" (Cefid-AR, J. Gaggero y F. Grasso, 2005). El cálculo abarcaba la mitad del período de funcionamiento de las AFJP, por lo que no es exagerado redondear, como hizo Amado Boudou, titular del Anses, para estimar en 100.000 millones el costo para el Estado de catorce años de jubilación privada. A esta altura, además, el Tesoro público tenía que aportar 4000 millones anuales para completar el mínimo jubilatorio del régimen de capitalización. En las actuales circunstancias críticas mundiales, cuando hace falta blindar las finanzas nacionales, ¿sería sensato seguir soportando semejante hemorragia? Nadie puede negar que hay razones valederas para desconfiar de la administración estatal después de décadas de malversación y fraude de los fondos previsionales. Antes de Kirchner, hacía doce años que los jubilados no recibían ningún reajuste en sus haberes. En los últimos cinco años fueron actualizados trece veces y acaba de sancionarse una ley que establece la movilidad automática dos veces por año para que no dependan de la discrecionalidad de ningún gobernante. En la próxima ley del sistema integrado de previsión, los congresistas tendrán que incluir los recaudos necesarios para evitar que el día de mañana no reaparezca la tentación de meter mano en esa caja para cubrir gastos generales. Sería mejor, sin duda, que las previsiones legislativas pudieran abarcar la dimensión completa del problema, cuyas repercusiones llegan hasta la coparticipación federal, y que el futuro sistema fuera instalado en un Estado reformado y de verdad modernizado a la altura de los tiempos. Debería ser así, a lo mejor, pero no siempre lo bueno va de la mano con la excelencia. Es lo que hay, por ahora, y vale la pena recuperar al sistema para los principios de origen basados en el concepto de la solidaridad social.


Ya que se trata de una reforma estructural, según la presentación presidencial, algunos críticos sostienen que debería tomarse el tiempo necesario para abrir un vasto debate y una prolongada reflexión. En tiempos normales el razonamiento tiene validez plena, pero con ese criterio el Congreso norteamericano debió esperar al nuevo presidente para decidir sobre las medidas extraordinarias y multimillonarias dedicadas al rescate de gigantescas corporaciones que estaban derrumbándose con más ímpetu que el Muro de Berlín. Hay momentos en que esperar por la cirugía puede costar la vida del padeciente. Otros invocan la seguridad jurídica, pero vale en este caso recurrir otra vez a los datos de la historia. Un estudio sobre "El proceso de privatización en la Argentina", avalado por la Universidad Nacional de Quilmes, deja constancia del asunto: "La tan declamada 'seguridad jurídica', particularmente en el ámbito de las privatizaciones, parecería quedar en un segundo plano cuando se trata de preservar las rentas de privilegio de las que gozan las empresas de servicios públicos, en detrimento, cabe resaltar, de la 'seguridad jurídica' de los usuarios" (D. Aspiazu y otros, edit. PáginaI12, 2002). ¿Acaso el régimen de capitalización no podía ser considerado un servicio público? Por lo demás, tal como se puede ver en estos días, cuando se desploma el libre mercado, lo único que queda en pie siempre es el Estado con la obligación de reiniciar el ciclo.


Los que en estos días opinan que la iniciativa previsional del Gobierno debilita el mercado de capitales, deberían escuchar un poco a Roberto Mangabeira Unger, ministro de Asuntos Estratégicos de Brasil desde hace un año y medio, filósofo, jurista y profesor de Harvard, con 61 años de edad y acento norteamericano en sus palabras: "Debemos intentar salvar la producción y no los bancos". Tiene una visión optimista del porvenir: "Después de la crisis, los países de la región tendrán la posibilidad de acoplarse a un nuevo orden mundial para un auténtico desarrollo". El ministro de Lula se declara de izquierda, pero la posibilidad del nuevo orden también la formula el conservador francés Nicolas Sarkozy y el mismísimo George W. Bush convocó a una reunión internacional, a la que está invitada la presidenta Cristina, para intercambiar opiniones sobre lo que será del mundo después del terremoto. Mangabeira mira el futuro con advertencias: "Hay que mantener el nivel de crédito, sin prejuicios ideológicos, como está haciendo Estados Unidos, que demuestra otra vez que ellos son libres de los prejuicios ideológicos que les recomiendan a otros". Entre las opiniones del ministro que circularon esta semana por el ciberespacio, incluyó un juicio crítico sobre el Mercosur y Unasur: "Les falta corazón y cerebro. Queda claro cuando los comparamos con la Unión Europea (UE). La esencia de la UE no es el comercio ni el dinero; es un ideario, en tanto nosotros dedicamos menos del uno por ciento del tiempo a discutir ideas".


La crítica se ajusta a la realidad de la política criolla, aunque no haya sido dirigida en particular. El Gobierno toma iniciativas tan importantes y atendibles como la reforma previsional, pero luego, cuando se desata el temporal de críticas fabricadas por los recursos y las influencias mediáticas de los grupos económicos que pierden la rentabilidad privilegiada que les regalaron en los años '90, el Gobierno pierde fuerza porque su aparato político no se mueve. La presidenta Cristina, como antes lo hacía Néstor, tiene que salir cada día a repetir argumentos a favor de sus propias iniciativas. Así, las batallas por el corazón y la conciencia de los ciudadanos –como ocurrió durante el conflicto con "el campo"– quedan a merced del bombardeo en los medios, compensado sólo con cinco o diez minutos diarios de la voz presidencial. El Gobierno carece de una adecuada política de información y de formación de opinión pública. La oposición poco contribuye al debate de ideas, porque en general reacciona con piloto automático. Es previsible que el PRO y la Coalición Cívica, que disputan la representación del centroderecha, se opongan a cualquier iniciativa gubernamental de carácter progresista, pero que la Unión Cívica Radical se oponga a un proyecto que atiende a su posición tradicional contra el régimen de capitalización, sólo para estar en contra, no tiene justificación ni lógica políticas, sobre todo cuando ese partido pretende celebrar el próximo 30 la refundación democrática, un compromiso de todos, que comenzó en el año 1983, como si fuera un mérito individual.


El PRO no sólo se opone a los proyectos del oficialismo para ganarse el liderazgo de la derecha: sus políticas en la ciudad, en particular hacia la educación pública, corresponden más con los años '90 que con la actualidad. Mientras Mauricio Macri dice en la tele que quiere recuperar la excelencia de la escuela pública, elimina becas, suspende la distribución de implementos escolares y rechaza las demandas salariales de los maestros. Por suerte, la Legislatura decidió que la oposición no está sólo para criticar sino para formular alternativas y toda la oposición reunida logró destrabar, al menos en parte, la negociación con los sindicatos docentes. Lo que suceda en la ciudad no sólo importa porque es la capital del país, sino porque allí hay un ejercicio de prueba sobre lo que puede esperar el ciudadano de la nueva derecha nacional.

Read more »

Banda en fuga


Read more »

Colombia. Carta a Uribe.

Uribe, ¿por qué no te callas?
10/23/2008
Autor: Tejido de Comunicación ACIN

Impresionante. El Presidente rodeado de la cúpula militar en el Palacio de Nariño. El General Naranjo vuelve a hablar con su característica convicción y fuerza. Estaban rectificando con supuesta valentía una mentira: la Policía sí disparó. Pero habría sido mejor que se callara a que rectificara una mentira con otras. Se puso nervioso un policía y disparó. Mentira, Presidente, mentira General. Dispararon muchos, dispararon dos días y dispararon durante horas y además dispararon civiles en medio de los policías y no estaban nerviosos ni respondiendo a explosivos lanzados por los indígenas. Esto no lo decimos sobre la base de lo que el mundo vio en el video del reporte de CNN en donde no se ve al policía nervioso, se lo ve encapuchado y disparando en medio de una decena de agentes del ESMAD. Ni porque no se escucha una sola explosión, ni porque en ese mismo video se ven varios otros, vestidos como el que dispara, con las mismas armas. Lo decimos porque hay más, mucha más evidencia, más documentales, más pruebas y se harán públicas ahora que ustedes han mentido.

.
Uno no puede enviar a la fuerza pública a disparar durante horas y luego ordenar que no se sepa. O puede, pero esta vez la verdad no será lo que usted ordene. También se puso nervioso el soldado que utilizó el peto de la CICR. También actuó sin ordenes y por decisión propia quien decidió investigar al Polo Democrático desde el DAS y el Director del Das Noguera cuando se dedicó a actividades criminales en coordinación con los paramilitares y este policía que disparó. Ya saldrá la evidencia, Presidente. Por ahora, hable, siga hablando, siga mintiéndole al país y al mundo para que quede claro de una vez y para siempre que usted miente, ha mentido y seguirá mintiendo y que este país le ha creído y le ha aplaudido las mentiras. Que se necesita el mentiroso y quien le crea para alcanzar tanta popularidad como la que tiene.
.
Pero además, Presidente, ¿donde está la necropsia de Taurino Ramos Valencia, asesinado en La María con disparos de fusil? Usted que le gusta presentar expedientes y necropsias. También existen las imágenes de su cráneo perforado por las balas y los reportes médicos y su historia clínica y su necropsia. Hay muchas fotos de heridos de bala Presidente. No fueron tres tiritos al aire: mentiroso. Pero ya hablarán las pruebas.
.
La lista de heridos a bala y el personal de salud que los recibió, los atendió. Las familias, compañeros y amigos que lo saben. Presidente, usted ha ordenado que no hayan disparado, después de ordenar que lo hicieran y eso es un problema. Otro problema es que ordenó ocultarlo. Luego intenta confesar que uno solo lo hizo. Que las víctimas son los verdugos. Miente para encubrir mentiras.
.
Pero también mintió otra vez sobre las tierras. Ya estamos cansados de probárselo. Usted, un terrateniente desvergonzado, señala la concentración de tierras en manos indígenas. Preséntele al país los informes del INCORA y del INCODER sobre el déficit de tierras indígenas en el Cauca. Usted los conoce, Presidente. ¿O los tiene que presentar CNN?
.
La situación es la misma en toda Colombia y peor aún la de campesinos y afros. La concentración de tierras en manos de palmicultores, ingenios de caña, transnacionales mineras, petroleras y otras habla por sí misma. Usted ha ordenado que los indígenas sean gamonales y ha sacado cifras. Pero son amañadas y el hecho es falso.
.
Presidente Uribe, ¿por qué no se calla? Para que no se sigan acumulando las mentiras sobre mentiras. El mayor riesgo para la estabilidad del país. El plan para tumbar al Gobierno viene de la Casa de 'Nari' y usted es el subversivo del orden institucional. Un peligro para el país.
.
Hay que esperar a que la asamblea y la Minga de los Pueblos decida y le responda, si es que le responde, Presidente, sobre la reunión en Popayán. Por el momento nos parece obvio que con usted no habrá diálogo legítimo en las condiciones que usted pretende imponer. Usted tendría que liberar a los corteros y asesores inocentes. Usted tendría que pedir perdón y decir toda la verdad sobre las tierras y las víctimas, sus víctimas. Usted tendría que presentarse a una Asamblea. Porque, ¿quién de la Minga iría a un Consejo Comunitario que le permita mentir como lo acaba de hacer en Quetame? En una Asamblea, con la Minga de los Pueblos, por fin, tendría que escuchar cómo abordamos desde la verdad y sin encubrir, la estabilidad del país y el futuro necesario. De esto se trata la Minga de los Pueblos.
.
Tejido de Comunicación y Relaciones Para la Verdad y la Vida.
ACIN Minga de los Pueblos,
Santander de Quilichao, Cauca.
Octubre 23 de 2008.
.
Uribe ¿porqué no te callas?
Veeduria ciudadana en Acción.
Ciudadanos visibles al servicio de la Sociedad.

Read more »

Polvo de estrellas

Lady
.
Fue Carl Sagan quien dijo algo asi como "somos polvo de estrellas", refiriendose en forma indudable a nuestra composicion quimica y del mundo que nos rodea. Pensarnos emparentados con los astros puede causar dos sensaciones visiblemente encontradas: sentirnos enaltecidos por compartir materia con el todo, por ser parte, de alguna manera, de ese espectaculo que puede verse en las noches despejadas de nubes y civilizacion; o sentirnos minusculos en el infinito universo, sin que nosotros los unicos pensantes a la vista, cambiemos el curso de las cosas. Somos parte del todo y seguiremos la suerte del todo. El ser humano trata de buscar los inicios del universo y miran embelezados su nuevo gran juguete, la llamada "maquina de Dios", buscando en el origen del todo, nuestro origen. Necesitamos saber todo, cuanto mide, si se expando o si ya empezo a destruirse, como si eso de alguna manera evitara que sucediera un Big Crush y volver a cero. En su "Canto Cosmico" Ernesto Cardenal versó: "¿Qué hay en una estrella? Nosotros mismos", las personas que intentamos perdurar con ideas, con hijos, con fortuna, con apellido, con obras, con todo lo que encontramos no vemos la belleza de ser nosostros quienes perpetuamos estrellas y quienes en algun momento, sin que podamos evitarlo ni postergalos, volveremos a formar una constelacion lejana, brillando ante otros ojos. Esa idea ilumina mi pensamiento cuando escucho palabras tan simples y tan irremediables que tienen sabor a verdad..."No dejaremos huella, sólo polvo de estrellas."
Read more »

Bicentenario, contenidos

Mempo Giardinelli

Ahora ya se sabe que la globalización, para la Argentina y Latinoamérica, sólo significó crueldad y dolor. En el Primer Mundo fue fiesta; acá, tragedia.


En estos días, paradójicamente, ese mundo global está en llamas, con el capitalismo en crisis parecida a la que en 1989 padeció el comunismo, y con una perspectiva horrenda de de-sempleo, inflación y desculturación, si se me permite el neologismo, que entiendo como proceso colectivo de pérdida de los últimos valores culturales y del sentido de pertenencia, y proceso a la vez de embrutecimiento contumaz.


Estamos a tiempo de zafar, pero las durísimas consecuencias sociales serán inevitables. Sobre todo ese extrañamiento que se ve ya en muchos sectores sociales que se referencian en supuestos "valores" que vienen (mal) pariendo la desesperanza, el resentimiento y la necesidad de supervivencia.


A la vista de esa mitad de la Argentina que con todo derecho continúa furiosa y clamante, la desculturación está en nuestras narices como problema central del Bicentenario. La pregunta es qué hacemos con ella, cómo corregimos esa tara y rescatamos a millones de personas.


De la tragedia emergimos, hace 25 años, cultural y moralmente muy desgastados y en condiciones ideales para que triunfaran dos discursos espantosos: el neoliberal, supuestamente modernizante y promotor de iniciativas que luego, en los hechos, nos condujeron al desastre. Y el desculturizador, que reniega de los valores tradicionales, anula todo orgullo de pertenencia, celebra la ignorancia y embrutece al exaltar pésimas conductas.


El resultado: un país que no tenía analfabetos pero hoy tiene por lo menos un cuarto de la población que lee y escribe de modo primitivo y apenas funcional. Nuestro sistema de salud pública destruido a la par de la educación pública y de la previsión social. Esas tres grandes responsabilidades de todo Estado en todo el mundo (Educación, Salud y Previsión Social) aquí fueron desmanteladas y traspasadas, en todo o en parte, a manos privadas.


El discurso neoliberal logró quebrar las bases culturales de nuestra nación. En la década infame de los '90, gracias a esa prédica los argentinos perdimos: la educación, la salud, la previsión social, la industria básica, la banca nacional, los ferrocarriles, el petróleo, el manejo nacional de granos y de carnes, la industria petroquímica, la minería, la explotación marina, millones de hectáreas de tierras fiscales, la electricidad, el gas, las aguas corrientes, los servicios sanitarios, los teléfonos y las telecomunicaciones, el correo postal, la flota fluvial y la de ultramar, la red caminera, las líneas aéreas, los puertos y aeropuertos, la investigación científica y técnica independiente. O sea: perdimos todo eso que era de todos.


Con el patrimonio colectivo saqueado, ni siquiera nos quedó una idea prestigiosa de lo "público", o sea de todos, que aquí hoy se ve como "de nadie" y, por lo tanto, descuidable. También por eso urge darle significados al concepto "Bicentenario", que parece todavía muy abierto, algo confuso, fácil de cuestionar y vacío de contenidos. Dotarlo de ellos es el mayor desafío intelectual que enfrentamos.


Yo pasé la semana pasada por varios pueblos del límite entre Formosa y Salta, donde las comunidades wichí sobreviven en condiciones inhumanas; hace poco vi en El Impenetrable niños Qom durmiendo en los árboles, y no dejan de espantarme las villas miseria que rodean todas las capitales de provincias, que junto con las villas porteñas y del conurbano bonaerense son hoy los mayores desarrollos territoriales y edilicios de la Argentina, la inmensa mayoría irregulares, sin servicios de agua ni luz, y donde el magisterio argentino hace actos de heroísmo a diario pero no puede hacer milagros.


Todo eso es parte de una misma tragedia cultural: se corrompió el papel rector del Estado, se privatizó todo y las desregulaciones destrozaron todos los controles, que son los verdaderos muros culturales de contención de excesos y corrupción. Pero hoy no veo, ni escucho, que esa carencia de controles sea una preocupación nacional. Sin embargo es una urgente acción cultural el restablecimiento de controles en la economía, la gestión municipal, la bromatología o el tránsito vehicular. No hay área descontrolada que no deba ser intervenida... por nosotros mismos.


No represento a nadie, pero conozco este país hasta en sus más infames rincones y he visto y veo, y escucho y padezco, la repugnante y obscena subvida de millones de compatriotas, de todas las etnias, víctimas del macaneo nacional. Sería hipócrita y cretino no decirlo, y hablar de Cultura y del Bicentenario mirando para otro lado.


Para dotar de significados al concepto y pensarlo como verdadera oportunidad, es necesario y urgente reconocer nuestro presente sociocultural, configurado por entre 10 y 15 millones de compatriotas carentes de esperanzas y muchos de ellos en estado de animalidad. Eso no se debe a un cataclismo ni es un flagelo natural, sino que es resultado de políticas perversas que aquí se aplicaron y es urgente revertir, pero en serio y definitivamente, lo que implica exigir a las autoridades urgentes medidas reparadoras.


Hay que exigirle al actual gobierno nacional –que ha sido capaz de cambios visibles y plausibles en materia de Defensa y Derechos Humanos, de Educación y de Cultura– que también se cambie en otras áreas en las que la Argentina sigue siendo un desastre. Por ejemplo, en transportes, comunicaciones, impuestos regresivos y otras cloacas que hacen imposible el apoyo irrestricto que algunos pretenden de los intelectuales y que al menos este intelectual no está dispuesto a dar.


En síntesis, y como propuesta de contenidos democráticos y democratizantes, horizontales y para la totalidad de la población, que hagan del Bicentenario un hito cultural, enumero:


1. El Bicentenario es oportunidad de reafirmación cultural, entendida como compromiso y acción, estatal y privada, para recuperar valores tradicionales, rediscutidos, resignificados y reconfirmados en su esencia.


2. Es oportunidad de construir una Argentina reasentada en esos valores: honestidad, decencia, esfuerzo, solidaridad, respeto al derecho ajeno, orgullo de pertenencia, educación universal y gratuita, lectura para todos/as.


3. Es oportunidad para erradicar la marginación sociocultural: la miseria, el analfabetismo, el racismo, la discriminación en todas sus formas, son inadmisibles en la República Argentina.


4. Es oportunidad para restablecer sistemas de control público y/o estatal, democráticos, transparentes, abiertos, participativos y orientados hacia el control de monopolios, la eficiencia en los servicios y el mejoramiento de la calidad de vida.


5. Y es oportunidad ideal para realizar el gran censo del Patrimonio Cultural de los argentinos, provincia por provincia, con prohibición absoluta de su enajenación.


Síntesis de la ponencia leída el viernes pasado en Tucumán, en el 2º Congreso Argentino de Cultura.

Read more »

La educación argentina


José Pablo Feinmann

Hay frases que deben agradecerse. Hay personajes que no pueden dejar de ser lo que son y, por consiguiente, en algún momento se les escapa la verdad. Tan hondamente la llevan en sus corazones. Hacemos referencia al señor vicepresidente de la CRA (Confederaciones Agrarias Argentinas). No sólo dijo algo que pensaba, algo de su historia personal, de su infancia tal vez, hizo una síntesis admirable de la educación argentina desde 1880 hasta el presente. Acaso algo haya cambiado. Pero es difícil cambiar las cosas en ese ámbito. Tan cerrado está, tan estructurado, que todo cambio es "subversivo". El personaje se llama Néstor Roulet. Un argentino como cualquier otro, que se educó en la escuela argentina, bajo sus valores, bajo su visión de los hechos. Se trata de un militante agrario. Un hombre con fe en la tierra y en Dios. Su fe en Dios la manifestó por medio de su fe en la Virgen, que, Santa Trinidad mediante, es lo mismo. Dijo: "Después de 120 días en la ruta, luchando, parando y gritando, evidentemente hubo una mano de arriba que nos iluminó. Detrás de esa mano estuvo la Virgen María, pidiendo por todos los productores argentinos". Tal vez sea más razonable decir que la mano que los iluminó no vino "de arriba". Aunque si tenemos en cuenta que esa mano fue la del vicepresidente del partido al que enfrentaban, hombre que cumplía, en tanto tal, su función de presidir el Senado, hombre que había llegado ahí por elección del partido gobernante, y que, súbitamente, da una voltereta y les vota a favor a los agraristas, no puede caber duda alguna: alguna iluminación celestial tuvo lugar ahí. Sí, detrás de la mano de Cleto estuvo la de la Virgen. Es asombrosa la intervención de los dioses en los momentos decisivos de la vida argentina. La "mano de Dios" fue la que hizo el gol de Maradona ante los ingleses, que vengó la deshonrosa derrota del Ejército del majestuoso general Galtieri en Malvinas. Un Ejército formado por jovencitos vejados por sus superiores más que por el enemigo y del que hasta la fecha se han suicidado 290 ex combatientes. Pero "la mano de Dios", que empujó la de Maradona, lavó el honor argentino. Ahora es "la mano de la Virgen". Que, sin duda, empujó al Cleto a su célebre voto "no positivo", ejemplo de la palabra dada a los compañeros de fórmula, aquellos a quienes decidió unirse, pero también ejemplo de que la libertad es la esencia de la política, de modo que si uno tiene ganas de no actuar según había prometido hacerlo y decide hacer lo contrario es porque es libre, sépase esto bien, pues se trata de un nuevo principio: la traición es la expresión suprema de la libertad. Porque todo aquel que traiciona se libera, ante todo, de la palabra dada. ¿Qué es eso de someterse a lo que uno ha dicho? Uno es libre. Y un hombre libre dice algo hoy y mañana otra cosa. De modo que nadie espere nada de la "palabra de honor" de otro. Bah, ¡esas antigüedades! La "palabra de honor" ata al ser humano a algo que dijo en el pasado. La "traición", en cambio, lo mantiene en estado constante de libertad. De decisión, de elección permanente. Si quieres tener a tu lado a un hombre libre, no exijas mi "palabra de honor", déjame ser libre. O sea, clavar mi puñal en tu espalda siempre que se me antoje. Morirás, pero a manos de un hombre libre. Esta es la ética-Cleto. Me he tomado la libertad de apenas esbozarla, pero prometo darle más desarrollo porque es, en verdad, revolucionaria. Bien, según Néstor Roulet, que es el vicepresidente de CRA (Confederaciones Rurales Argentinas), la Virgen María ha pedido por todos los productores argentinos.


Esto es secundario. Roulet dijo algo mucho más importante. Habló de su maestra de historia. Y –suponemos que con cierta nostalgia por esos años escolares de plenitud– dijo que ella le enseñó que la grandeza de esta patria que habitamos había sido hecha, era debida a tres instituciones: la Iglesia, el Ejército y el campo. Instó a la población en general a "activar eso" porque con esas tres instituciones y el resto de lo que hay en el país la Argentina debiera ser "realmente un país grande". La Argentina es un "país grande". Difícil saber qué clase de grandeza tiene. Pero que es grande, lo es. Y lo que Roulet cuenta de su buena maestra es cierto. Esa es la educación que todos, no sólo él, hemos recibido: la Argentina se inicia en 1810 y ya se había insinuado en las gloriosas jornadas de 1806 y 1807 donde pueblo y Ejército, juntos, echaron al invasor colonialista británico, al que luego el señor Roulet y sus amigos le vendieron la carne durante larguísimos años. En 1810, un abogado con marcas de viruela y un militar, Saavedra, hacen la llamada Revolución de Mayo. En 1820, anarquía. Porque los caudillos bárbaros del interior atan sus cabalgaduras en la Plaza de la República. En 1826, el constitucionalismo de Rivadavia, el "más grande hombre civil de la tierra de los argentinos", según dirá el general Mitre, y nuestro primer empréstito: la Baring Brothers se pone al servicio del desarrollo argentino. En 1828, Lavalle, mal aconsejado, fusila a Dorrego. Pero sólo porque fue mal aconsejado. En 1830, la primera tiranía. Rosas y la Mazorca. Los Libres del Sur, que eran buena gente de campo, se rebelan contra el tirano. La gente de honor huye a Montevideo. En 1852, otra vez la libertad, gracias a los ejércitos del general Urquiza. En Pavón, el general Mitre vence a Urquiza y se afianza la organización nacional, que se consolida en 1880, con el militar Roca, que conquista el desierto y reparte la tierra a poca gente pero buena, de su familia y de algunas otras, todas de gran alcurnia. En 1910, el primer centenario. Somos el granero del mundo. El país de los ganados y las mieses que canta Lugones. Este es el gran momento. La "patria de nuestros padres y abuelos". Aquí la maestra del señor Roulet se habrá detenido largamente a explicar el momento cumbre de la Argentina. Luego, la inmigración. Alguna, laboriosa. Otra, no. Para los no-laboriosos: Ejército. Para los laboriosos: jornales, mendrugos, pero el honor de vivir en el gran país del Sur. La tierra sigue dando sus frutos. Es la patria. En sus entrañas reposa el ser nacional. Luego, la crisis del '29. El proyecto agrario se derrumba. Era una caricatura de país. Pero no: Julito Roca negocia las carnes con Inglaterra y a seguir. Sustitución de importaciones. Y en seguida un grave inconveniente: ese general Perón, un enemigo del campo. La segunda tiranía. El campeón de las retenciones a través de un organismo totalitario: el IAPI. Pero ahora sí, más unidos que nunca, el campo, la Iglesia y el Ejército salvan al país. El tirano huye. La libertad vuelve a reinar. Hasta que regresa traído por un movimiento juvenil subversivo–marxista. Pero se muere. Y otra vez: la Iglesia, el Ejército y el campo y un señor de Acindar, Martínez de Hoz, hacen tronar el escarmiento. El campo aplaude, disfruta, se siente seguro y hace grandes negocios. La Iglesia consuela el corazón atormentado de los patriotas que tienen que hacer esos vuelos necesarios pero que solían incomodar a ciertas almas no tan seguras de la misión de la patria en ese momento. Ahí, la Iglesia: "Hijo mío, has hecho lo que Dios te ordenó hacer. No sufras. Si la patria te exige que arrojes jóvenes vivos al río color de león, tú lo haces. Te absuelvo por toda la eternidad". Y el Ejército, que estaba muy bien preparado (por la OAS y la Escuela de las Américas) para limpiar al país de la escoria antioccidental y anticristiana, lo hizo. Y luego esa heroica gesta de Malvinas, que nuestro pueblo apoyó (y si no vean esa Plaza de Mayo vivando al Ejército en la persona del general Leopoldo Fortunato Galtieri, vean ahí a nuestro pueblo de Mayo sosteniendo otra gesta contra el imperio que buscó someternos en 1806 y 1807) y perdimos pero volveremos. Y luego la democracia (en la que nunca nos vimos muy cómodos pero que se amoldó a nosotros maravillosamente). Alfonsín se hizo el difícil durante dos años e injurió a los héroes de la guerra contra el marxismo, pero vino ese peronista magnífico, Carlos Menem, y nos dio todo lo que queríamos y se llevó todo lo que él pidió, para él y para sus fieles compinches, que eran muchos. Total, esto da para todo. Lo único necesario para que sea así es que los que no son nosotros se mueran de hambre. Grandes días los del señor Menem, hombre de campo al fin y al cabo. Hombre del interior. Y ahora estamos otra vez atacados por la escoria nacionalista, estatista, montonera, marxista y enemiga de la patria y de la tierra. Pero el pueblo, como en las grandes jornadas de la patria, sigue a nuestro lado y lo demostró. En esas cacerolas de este otoño cuya grandeza nadie podrá narrar volvió a escucharse el repiqueteo glorioso del tambor de Tacuarí.


Esta es la historia que le enseñaron a Roulet en la escuela. La historia que él creyó porque era la de los suyos. La que siempre se enseñó. La que todos tuvimos que aprender. La que nadie se atreve a modificar. La naturalmente argentina. Debo confesarlo: le tengo una enorme envidia a Roulet. El es un argentino, no yo. Ni yo ni todos esos que andan por ahí, con apellidos raros o con colores de piel tirando a negro, a carbón, a tierra, no de campo fértil, sino de basurero, de baldío. Yo ando estos días medio vanidoso porque publiqué un libro de filosofía de casi mil páginas. Pero qué idiota: ¿qué le importa eso a Roulet? El tiene mucho más. No necesita hacer nada. El país es suyo. Uno escribe mil páginas porque tiene un apellido de judío de mierda y tiene que justificarse de algún modo. Hacerse un lugar. ¡Hola, aquí estoy! Me eduqué en Viamonte 430, de donde salían marxistas a montones. No me gusta la tierra. Y creo que la oligarquía, la Iglesia y el Ejército hicieron un país para ellos, un país, diría si me permiten, de mierda y que mataron con inenarrable crueldad siempre que se vieron en peligro. Pero no. No debo creer eso. ¡Qué lindo sería creer lo que creen ellos! El país lo hicieron la Iglesia, el Ejército y el campo. Creer lo que cree Roulet. Sentirse así: con los pies sobre la tierra de uno. Con una identidad poderosa. ¡Con mucha guita, caramba! ¿Cuánto creen que voy a ganar con ese podrido libro de mil páginas? Nada. Lo que Roulet gana con media res. Lo que le paga a un peón, al que encima después lleva a sus manifestaciones patrióticas, con bandera y todo. Para colmo, las librerías hacen enormes pilas con un libro de Savater, que pretende ser de filosofía. O se vende a patadas una huevada infernal de un agroperiodista que dice cómo vivir mejor y más seguro y más pleno. Y si esos libros se venden más es porque los compra Roulet, él y los suyos. Que saben muy bien qué leer.


Ahora, lo justo es justo. Soy un resentido. Reviento de la envidia. Pero puedo jurar algo. Nunca se me daría por creer que la Virgen o el Mesías o Buda o Mahoma... Pero no: no derivemos. Roulet dijo: la "Virgen María". Nunca se me daría por creer que una mano me ilumina desde arriba, y que detrás de esa mano está la Virgen María pidiendo por todos los pobres filósofos argentinos. Mi relación con lo sagrado es compleja. Transita entre la ira, la duda y la exigua esperanza. Por la pelotudez, nunca.

Read more »

Crisis global y consecuencias

El capitalismo realizado
.
Rubén Dry

¿Qué le pasó al capitalismo que, desde las décadas del '80 y del '90 del siglo pasado, se ha podido realizar sin obstáculos? ¿Se desvió de su naturaleza? La crisis que presenta en estos momentos, y que azota a la humanidad, ¿es producto de gruesos errores cometidos, salvados los cuales el capitalismo volverá a ser ese capitalismo sano del que nos hablan sus gurúes y que tanto entusiasma a Elisa Carrió?


Nada de eso. El capitalismo que se realiza según los parámetros trazados por el neoliberalismo y que culmina en la actual crisis es el capitalismo sano, el capitalismo que se desarrolla según su naturaleza dialéctica, sin los obstáculos que pretende presentarle el Estado. Es el capitalismo que toma vuelo, que se desarrolla venciendo los obstáculos que otea en el horizonte. Es como el alacrán que pica mortalmente al que le da vida.


Como decía el joven Marx, "el objeto que el trabajo produce, su producto, se enfrenta a él como un ser extraño, como un poder independiente del productor". El capital surge del trabajo, de la industria, pero en el mismo momento de su nacimiento se independiza, se planta como un "poder independiente", es decir, como un sujeto que, desde ese momento, tenderá a crecer siguiendo su propia naturaleza que, como la de todo sujeto, es dialéctica y tiende a crecer sin límites.


Si sólo puede nacer a partir de la apropiación del producto del trabajo, su propia dialéctica lo lleva a independizarse cada vez más del suelo nutricio, como el sujeto se desprende de la familia en la que nació y de la que se nutrió para realizarse plenamente como sujeto. El paso del denominado capitalismo industrial al especulativo y de éste al virtual es inevitable, mientras el Estado no le imponga trabas como las que suelen imponer determinados padres a sus hijos.


El capital, expresa el Marx maduro, es "el impulso desenfrenado y desmesurado de pasar por encima de sus propias barreras. Para él, cada límite es y debe ser una barrera. En caso contrario dejaría de ser capital, dinero que se produce a sí mismo". El neoliberalismo es la expresión teórica de este impulso del capital, en otras palabras, es la filosofía del capital que llega a las máximas cumbres de su realización.


Al llegar a esas cumbres, patea la escalera que le permitió subir, o sea el trabajo, la producción. En realidad fue pateando la escalera a medida que subía. En su ascensión provocó desmedidos entusiasmos que llevaron a Fukuyama a proclamar el fin de la historia –pues ésta ya no consistía en otra cosa que en ese crecimiento desmedido, sin fronteras de un capitalismo globalizado– y a Tony Negri a proclamar el fin del imperialismo. Ese entusiasmo llevó al Papa polaco, Juan Pablo II, a proponerlo como solución para los países del tercer mundo. Se preguntaba en su célebre Encíclica Centesimus annus de 1989, celebrando el triunfo sobre el "comunismo", si el capitalismo sería "el modelo que es necesario proponer a los países del tercer mundo", y se respondía por la afirmativa, siempre que por capitalismo se entienda un sistema económico que reconoce el papel fundamental y positivo de la empresa, del mercado, de la propiedad privada, de la consiguiente responsabilidad con los medios de producción, de la libre creatividad humana en el sector de la economía.


Al llegar aquí al ilustre Papa le vienen ciertos escrúpulos, para superar los cuales añade que "más bien que de capitalismo, sería más apropiado hablar de economía de empresa, economía de mercado, economía libre". Milton Friedman y Friedrich Hayek sin duda que están de acuerdo.


Ya llevado de su euforia, continuaba el Papa que, según su impresión, "tanto a nivel de naciones, como de relaciones internacionales, el libre mercado sea el instrumento más eficaz para colocar los recursos y responder eficazmente a las necesidades". Naturalmente que no se trata del paraíso, aclara. Para quienes sueñan en él, les recuerda que como consecuencia del pecado original el hombre tiende al mal.


El Estado –que el capitalismo neoliberal quiere ver reducido a su mínima expresión y que pensadores como Negri celebran su extinción– es llamado de urgencia para poner la escalera que el capital ha pateado. Nos olvidamos de la naturaleza del capital, de su lógica arrolladora. El Estado interviene y lo "reduce", como los misioneros "reducían" a los habitantes de América, lo vuelve a poner sobres sus pies, le devuelve la escalera.


¿Está todo solucionado? El capital no puede renunciar a su naturaleza "voladora", volverá a las andadas. Es como el violador o el cleptómano a los que no hay castigo que les haga cambiar de comportamiento. Mientras el capitalismo no sea superado por un sistema que tenga por centro al ser humano, sus necesidades y sus profundas aspiraciones, crisis como la actual volverán a repetirse y cada vez con mayor profundidad.

Read more »

Espacio moral y tóxico

El lenguaje de la crisis
.

Eduardo Aliverti


Hay algo maravillosamente notable, pero no asombroso, en la presentación cotidiana del actual escenario mundial. El semiólogo Eliseo Verón fue uno de los pocos que repararon en ello, al menos entre nosotros: no hay, casi, nombres propios.

Salvo Bush (y hasta por ahí nomás, porque en general se lo cita a través de sus patéticos discursos con pretensiones tranquilizadoras), el resto es una serie de figuras abstractas."Tsunami financiero", "crash", "crack", "tembladeral", "terremoto", "colapso" y decenas de sinonimias que en todos los casos expresan situaciones sin definir responsables. Es justamente el sentido más amplio de la palabra "abstracción": separar un concepto del resto de los contenidos que le dan contexto. Y mucho peor, si se quiere, es lo que ocurre cuando uno pretende internarse, aunque sea, en las culpabilidades y consecuencias técnicas –digamos– de lo que sucede. Porque allí se encontrará con las hipotecas "subprime", los "hedge funds", el "desapalancamiento" de los bonos, los activos "tóxicos" y restantes delicias cuya semántica tampoco incluye ni carne ni hueso. Como muchísimo, hay la mención de algunos directivos de los bancos y fondos de inversión quebrados o asistidos, a los que se menciona con algún ligero cuestionamiento por llevarse centenares de millones de dólares en carácter indemnizatorio. Todo lo demás lo trajo la cigüeña de París. En la gráfica se pueden rescatar algunas cosas y en la red una infinidad, como para que los espíritus inquietos se consuelen en forma individual. Pero en la televisión y la radio, que son las que fijan el imaginario e impacto masivos, no sólo rige la reproducción de ese lenguaje indeterminado sino que lo multiplican a través del desfile, pornográfico, de los gurús del establishment. Pornográfico, sí, porque no puede calificarse de otra manera la explicitud de mostrar como sapientes a quienes hasta ayer pregonaron la salud de la economía internacional, la conveniencia de la mano invisible de los mercados, las ventajas de la ausencia absoluta de controles estatales.
Es impresionante la impunidad de esa gente, pero el propio término denota que es mucho más terrible el descaro de quienes les dan cámara y micrófono para, ni siquiera, animárseles a algún tibio retruco. Porque la impunidad es un desvalor que alguien concede. Y para el caso, lo otorga el Poder del que los grandes medios de comunicación forman parte inescindible. Como insistió en advertirlo Nicolás Casullo, muerto esta semana para desgracia del pensamiento crítico superior, los medios son el gran partido que la derecha no logra conformar institucionalmente. No hay ingenuos en esta historia de darle lugar opinativo a quienes operaron de modo sistemático a favor de la especulación financiera. No hay ignorantes o, mejor, no hay ignorancia. El sistema contrata para que los animadores mediáticos reproduzcan el discurso que es abstracto en sus significantes, pero nunca en su significado. Los que pronosticaron el dólar a 10 pesos en la crisis de 2001/2002, los que vivieron de echarle la culpa de todos los males al gasto público, los que insisten en que para salvarse hay que enfriar la economía como eufemismo de recorte de salarios, los loritos a sueldo de los ricos para darles conferencias y decirles lo que quieren escuchar, los que les recomiendan fugar la plata a paraísos fiscales, los que se espantan por la inseguridad jurídica de la Argentina arrodillados de amor frente al libertinaje yanqui, los que se quejan de haber echado mano a las reservas para pagarle al Club de París mientras la Casa Blanca otea estatizar la banca; todos esos siguen volcando pronósticos como si nada, como si la mochila de sus antecedentes no les hubiera partido la espalda al medio, como si les quedase algún espacio de autoridad moral e intelectual. Pero los chanchos les dan de comer y es correcto, excepto si se supone que el andamiaje de los medios es capaz de escupir para arriba.
Al menos podría aspirarse a que alguno tenga el fenomenal criterio provocativo de la BBC de Londres –estatal, por cierto– en el sketch del programa The Last Laugh, que por estos días causa furor en Internet y que algunos medios locales reprodujeron parcialmente. Pero para eso hay que disponer del cinismo inigualable de los ingleses, en lugar de ser un lamentable comunicador o prestidigitador del culo del mundo. Un caradura presentado como agente de inversión explica que hay que imaginarse un negro desempleado, en camiseta sin mangas, sentado frente a un pórtico derruido en Alabama. Llega un vendedor de hipotecas, cuyo sueldo depende de cuántas haga y por tanto absolutamente desconfiable, y le pregunta si quiere comprar esa casa antes de que se venga abajo. El negro dice que sí, el vendedor le presta el dinero, la deuda es tomada por el banco y, junto con otras miles y miles, la empaquetan y presentan en Wall Street. A nadie le interesa lo que hay adentro del paquete, que se convierte en un "vehículo de inversión estructural", y entonces el chanta lo compra y llama a Tokio, por ejemplo. Le dice a otro como él si quiere adquirir el paquete, le contesta que no tiene ni la menor idea de lo que hay adentro y que vale 100 millones de dólares. El que está en Japón dice "está bien" y eso es todo. Eso es el mercado. El entrevistador pregunta qué diablos hay en esos paquetes como para atraer a los inversionistas, y el "agente" le responde que esos fondos de inversión especulativos tienen nombres muy buenos. No es que sean firmas reputadas ni responsables ni nada que se le parezca. Es que una se llama Fondo Estratégico de Crédito Estructurado de Alta Gama, y la otra Fondo de Apalancamiento de Crédito Estructurado de Alta Gama. Muy bueno, dice el "periodista", y agrega que compraría cualquier cosa que diga "alto", "estructurado" y "mejorado". Claro, añade el otro, porque si se llamara Fondo del Negro Desempleado quizás alguien sospecharía algo. Al que pregunta sólo le queda la duda de por qué los inversores pudieron ser tan estúpidos. Y el tipo le contesta que los estúpidos son los que preguntaron cuánto vale esa casa; que a ellos ya vendrá a salvarlos el Gobierno como premio por haberse tomado el trabajo de especular y que quienes sufrirán son los fondos jubilatorios o de pensión, como seguramente tiene el periodista y sólo para ejemplificar.

Es la victoria del lenguaje de los símbolos que, en vez de decir las cosas así, andemos por la vida llamándole "activos tóxicos" a los papeles pintados del Imperio, "ley del mercado" a la explotación, "subprime" a los negociados inmobiliarios y "público" a los pobres negros que sufren un carnaval de blancos. Y encima, hasta podemos ser capaces de creernos que si los Estados Unidos intervienen en la banca es porque giraron a la izquierda.

Read more »

12 de octubre


Vuelve
.
En medio del recuerdo sangrante,
la lengua que me impusiste,
es un bumerang...
.
Muchos siglos,
mucho horror,
el lenguaje vuelve
en tu contra,
con la misma fuerza
de los tormentos
que aplicaste.
***

Denuncia
.
Hice lo que pude
quería seguir viviendo...
me impusiste tus dioses.
Me desangraste en el trabajo servil
y de mi tierra te apoderaste.
Me ahogaban
tus cadenas opresoras
tu risa paseaba por el aire,
destruiste mis sueños ...
todo cambiabas en mi
menos el color de mi piel
menos mi sangre nativa.
***

Hermano
.
Hermano latino
¿No sentís
la lanza indefensa
ante las armas de fuego?
.
¿No ves entre
selva, montes y ríos
avanzar al codicioso español?
.
Hambriento de oro
la gloria busca, ávidamente.
.
No se sacia
con la sangre nativa.
.
Cambiando
alegrías por dolores.
.
Los gloriosos días
de la cultura nativa,
ahogando va.
.
¿No duele la destrucción
de pueblos originarios
en mano de sus victimarios?
.
¿No es injusto
que aún el 12 de octubre,
hablen del "encuentro
de dos mundos"
y no de la destrucción nativa ?
.
¿No es injusto
ese genocidio
lento y silencioso,
que se cierne aún hoy
sobre la comunidades nativas?
.
¿Quién de ellos se acuerdan?
Aun sus derechos
incluidos en nuestra Constitución
son palabras muertas.
.
Stella Maris Taboro
Read more »

Adios a un gran hombre

Falleció Nicolás Casullo
.

Nicolás Casullo, que falleció ayer a los 64 años, fue artífice de una obra en la que se dedicó a repensar la función del lenguaje y las palabras además de desarrollar una crítica cultural que cuestionó los paradigmas dominantes de la sociedad contemporánea. A continuación, algunas de sus opiniones, publicadas por el diario argentino pagina12:

- La carta robada

- La política en manos de la oposición mediática

- Empecemos a discutir la derecha



Casullo dedicó gran parte de su obra a cuestionar las investigaciones académicas acotadas, rutinarias y seriales


Militante de la palabra, intelectual ligado al reciente grupo Carta Abierta, que defendió los postulados del gobierno de Cristina Kirchner frente al conflicto con el campo, Casullo tuvo un compromiso social y político durante la época de los 70 que lo condujo al exilio. Un compromiso que prosiguió a su regreso al país siempre a través de la discusión, las clases y sus escritos.


En su ultimo libro "Las cuestiones" (2007), "Casullo aborda el tema de la violencia a partir de una carta del filósofo Oscar del Barco que golpeó mucho entre la intelectualidad porque planteaba el 'no mataras' como eje de la discusión, un tema que el retoma y desarrolla aún más", recordó hoy el filósofo José Pablo Feinmann.


Este investigador y académico, ganador del Premio Konex 2004 al Ensayo Filosófico, fue un defensor de lo que denominaba la "crítica de la sospecha" o la "crítica radical" encarnada por Jean-Jacques Rousseau, Karl Marx, Sigmund Freud, Friedrich Nietzsche, György Lukács, Karl Kraus, Theodor Adorno, la Escuela de Frankfurt y gran parte del romanticismo.


Profesor titular e investigador en la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad de Quilmes de las cátedras "Historia de las ideas modernas", e "Historia del arte"; Casullo dedicó gran parte de su obra a cuestionar las investigaciones académicas acotadas, rutinarias y seriales que, a su criterio, determinaban "la vejez de las antiguas posturas".


Sus numerosos ensayos están centrados en recuperar la memoria, historia y trayectoria de la lógica social, ideológica y política para reponer una crítica cultural que no sólo impulse estudios parciales, sino que cuestione los fundamentos de una sociedad contemporánea globalizada y trasnacionalizada.


Entre éstos se encuentran "Comunicación, la democracia difícil" de 1985; "El debate modernidad-posmodernidad", publicado en 1989; "Viena del 900, la remoción de lo moderno", editado en 1990; e "Itinerarios de la modernidad", de 1994.


También fue autor de los ensayos "París 68, las escrituras y el olvido" (1998); "Modernidad y cultura crítica" (1998); "Sobre la marcha: política y cultura en la Argentina" (2004); y "Pensar entre épocas" (2004).


Casullo -quien se desempeñó como Director de la Maestría de Comunicación y Cultura de la UBA y fue miembro de la Comisión de Doctorado de la Facultad de Ciencias Sociales- dirigió la revista "Pensamiento de los Confines". Esta revista, lanzada en 1995, contó con la colaboración de amigos y colegas, entre otros, Alejandro Kauffman, Matías Bruera, Ricardo Forster, Héctor Schmucler, Oscar del Barco, Gregorio Kaminsky, Eduardo Gruner y Damián Tabarovsky.


Se trató de una publicación de pensamiento contestatario, que buscaba reponer una mirada crítica, profunda y radicalizada sobre la sociedad actual, que reunía, entre otros textos de Thomas Mann, Gilles Deleuze, Samuel Beckett, Franco Rella y Nicolás Rosa.


Este académico escribió en 1969 su primer novela, titulada "Para hacer el amor en los parques"; tras lo cual le siguieron otras dos; "El frutero de los ojos radiantes" en 1984 y "La cátedra", en 2000.


Quien fuera profesor de Estética, Historia de las Ideas e Historia del Arte en la UBA también apostó en sus trabajos a recuperar la escritura como momento de investigación y de iluminación.


Investigador incansable e inconformista, expresó en sus obras su rechazo y disgusto respecto de cómo se presenta y cómo se discute en la actualidad la condición social, histórica y humana.


Su espíritu inquieto, como lo calificó Feinmann, se extrañara en esas aulas universitarias que Casullo llenó de compromiso y conocimiento, una ausencia que se empezará a presentir desde hoy cuando sus alumnos concurran a la Biblioteca Nacional a despedir al querido maestro.

Read more »

Gracias por estar
----->POR NUESTRA SALUD MENTAL Y POR NUESTRAS DEMOCRACIAS CONSTANTEMENTE EN PELIGRO, "NUEVA LEY DE RADIODIFUSIÓN"....URGENTE<---------->ESTE ES UN BLOG SÓLO PARA GENTE VULGAR ~ INTELECTUALES-INTELIGENTES Y SABIOS COMO VOS ABSTENERSE ~~~~ NO TE OLVIDES DE JORGE JULIO LÓPEZ ~~~~ ¿TE ACORDÁS DE LOURDES DI NATALE?<--------->NO TE OLVIDES DE LA IV FLOTA NI DEL ACUÍFERO GUARANÍ<----

Gorilas Argentinos

Pajarito Comecocos

La Mierda Oficialista

Pino Qué Te Pasó ??

La Mesa Criolla

Los une el es pando

Garzón es Argentino

Pino y Doña Rosa contra los bloggeros que no piensan como él (un escándalo)

Nace UnaSur. Agarrate Catalina. Néstor Por Siempre

El hombre que nunca dejó de ser un niño

Quisiera que me recuerden

Llegaremos a tiempo. Si Pingüino Querido. ¡¡Si!!

Treinta mil

Hasta Siempre Néstor

Liliana Felipe

Dame un candidato. Barragán. Je

Related Posts with Thumbnails